Gracias a nuestro amigo Andrés hemos podido probar el sonado Treasure Island y nos ha parecido… un poco meh

Breve explicación del turno

Este juego asimétrico consta de un jugador, el Capitán Silver, que esconderá de forma secreta un cofre en el mapa y tablero de juego, apuntando la localización en un mapa personal y secreto.  El resto serán jóvenes intrépidos que querrán robarle el tesoro.

El juego consta de un mínimo de 17 turnos, uno por jugador. Cuando se alcance el 17º turno el Capitán podrá ir a por el tesoro, siendo ésta su forma de ganar.

En cada turno, cada pirata deberá elegir entre moverse seis yardas, moverse tres yardas y explorar la zona mediante un círculo, o explorar la zona actual mediante un círculo mayor. Emplearán para ello sorprendentes reglas rectas y circulares sobre el tablero, donde deberán pintar con rotuladores limpiables. Si dentro del círculo se encuentra el tesoro, habrá ganado la partida.

Cada par de turnos, el Capitán deberá dar pistas públicas, aunque a veces podrá mentir.

Y ya.

Treasure Island

Opinión Dr. Cheno

Hay veces que uno no entiende cómo un producto llega sin cocinar a las tiendas. Nos encontramos con un juego bien pensado pero escasamente desarrollado. Los jugadores pueden ganar en apenas 5 minutos de juego si aciertan con el tesoro por casualidad. Siempre dicho final será sin sabor, un enhorabuena y punto.

Veo el juego extremadamente simple. Para niños puede estar entretenido, pero para adultos, esa posibilidad se aleja dado que ganar es algo poco emocionante y muy dependiente de la suerte. No entiendo como un producto tan bien sobreproducido (¡ese compas!) no tenga unas reglas más elaboradas, como, por ejemplo, que los jugadores tuvieran que encontrar unas llaves, o informadores… no sé, algo que le diera desarrollo a la partida.

Tenía ganas de que me gustase la partida, más como juego de pocas partidas como compra personal. Sin embargo la experiencia entre jugones ha sido catastrófica. La lentitud de juego, las escasas acciones por turno a más jugadores o la ausencia de decisiones reales sólo me ha entristecido.

Parece que el Cryptid tendrá que ser el juego del escondite que esperamos. Este Treasure Island se ha quedado en un plato a medio cocer que puede que entretenga, pero sin duda no mejora de ahí.

Drcheno
¡Ey Samu! Dinos qué te pareció la partida
Samu has joined the conversation.
Samu
 Treasure Island es una gran decepción. Un ¿Juego? que se queda muy plano y familiar como para realmente proponer una sesión divertida. Sí, te puedes reír las tres primeras veces, pero otros juegos como Sombras sobre Londres o La Furia de Drácula realmente proponen algo interesante, mientras que Treasure Island se queda en una experiencia sin más. Puede funcionar con niños, quizás, pero ni me molestaría en acercarme si no es a sabiendas de que el juego en sí no es divertido
Treasure Island

 

PERO hay que darle las posibilidades que se merecen a cada juego

Después de jugar con los compis jugones, me lo llevé al reducto familiar y echamos un par de partidas entre mi pareja, mi suegro y yo. Lo que pasó no lo vas a creer.

Resulta que si juegas al Treasure Island de forma relajada, sin ganas de estrujarte la cabeza y sin límite de tiempo, pueden salir partidas más potables. Eso significa que el juego no cambia, los puntos negativos tampoco: ese coitus interruptus que supone que localicen el tesoro a las primeras de cambio, la falta de profundidad, las pocas decisiones de los buscadores respecto al capitán y el largo entreturno que padecen.

Pero se trata de una experiencia única, fresca, que pone muy poco a prueba nuestro cerebro pero que si te inmerges, sigues con atención los turnos de los demás, y roleas un poco, te lo pasas bien. Es un juego bastante original, que peca de ser muy simple y tener una duración muy variable. Sin embargo, si sale una partida redonda (todos en la partida, el tesoro tarda en encontrarse lo suficiente, las pistas se hacen interesantes) no puedes sino aceptar que la experiencia ha sido satisfactoria.

Si esto fuera una reseña, quedaría en un simple aprobado, un buen juego que te da sus ratos. Sin embargo, la alta posibilidad de partidas insípidas juega y mucho en su contra.

Deja un comentario